Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

PROCESO DE FABRICACIÓN DE LA CERVEZA

Malteado

Los granos de cereal, normalmente de trigo o cebada, aunque se pueden utilizar de cualquier tipo, se sumergen en agua para que comiencen a germinar. Posteriormente se secan con aire caliente. Dependiendo del grado de tostado conseguiremos maltas más claras u oscuras, que aportarán el color de la cerveza.

Molienda y maceración

El cereal se muele y se mezcla con agua a la temperatura adecuada para extraer el azúcar del grano y obtener así un mosto dulce.

El agua es el ingrediente mayoritario, ya que supone más de un 90% del producto, por lo que la duración y temperatura de este proceso en el tipo de cerveza final y su calidad.

Cocción

El mosto se pone a hervir, con el objetivo de eliminar las bacterias que hayan podido aparecer durante el proceso anterior, y es en este momento cuando se añade el lúpulo, ingrediente que aportará el aroma y amargor deseado.

La duración del proceso de cocción depende de cada receta, pero se suele prolongar algunas horas.

Fermentación

El resultado de la cocción pasa al fermentador, donde se añade la levadura.

Sus enzimas transforman los azúcares del mosto en alcohol y marcan el perfil de la cerveza.

Si la fermentación se produce a alta temperatura dará como resultado una cerveza de tipo Ale o de 'alta fermentación', mientras que, si se produce a baja temperatura, obtendremos una cerveza de tipo Lager o 'baja fermentación'.

Maduración

El líquido resultante se mantiene un tiempo en un tanque de maduración, donde reposa en frío para que el sabor y los aromas logrados se estabilicen y el producto final mantenga el carácter deseado.

Embotellado y la cerveza ya está lista.


El Beato
-
info@....dulcestipicos.es